Dormir pocas horas contribuye a la obesidad.

Dormir menos de las horas recomendadas (7 horas) altera el perfil metabólico produciendo obesidad a largo plazo, según un estudio publicado de Medicina Experimental y Salud Pública del Instituto Nacional de Salud (INS). Los estudios de restricción de sueño demostraron que después de la privación total de sueño o el sueño restringido, se eleva la grelina y se reduce la leptina, lo que produce una mayor predisposición a ganancia de peso. La leptina es una hormona que regula el apetito mediante la supresión de la ingesta de alimentos y estimula el gasto energético; la grelina, es una hormona que actúa sobre circuitos neuronales centrales implicados en la ingesta de alimentos y el gasto de energía.

 Esta alteración en el perfil metabólico asociados con la restricción de sueño produce aumento del apetito y disminución de la saciedad ocasionando que las personas que duermen pocas horas consuman más calorías, realicen menos ejercicio y consuman un mayor porcentaje de calorías provenientes de grasa. De acuerdo a estos resultados, las horas de sueño constituyen un factor importante que debe ser considerado en la prevención de la obesidad al igual que la alimentación saludable y la actividad física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: