Hora de la comida

La hora de la comida es importante que se dé en un ambiente tranquilo, sin prisas, sin enojos ni regaños y sea placentera para toda la familia.

1. No lo obligues a comer. Comerá cuando tenga hambre y dejará de hacerlo al momento de estar satisfecho.

2. Enséñale con tu ejemplo. Si te ve comer fruta, verdura y tomar leche, él hará lo mismo.

3. Déjalo comer solo. No importa que se ensucie, poco a poco aprenderá a hacerlo de la manera correcta.

4. Olvídate de los regaños, enojos y peleas.

 5. Acepta sus manías y remilgos como parte de un periodo de su vida que tarde o temprano superará.

6. Incluye un alimento de todos los grupos en cada comida, proteínas (carne, pescado, huevo, pollo, queso); carbohidratos (arroz, pan tortilla, pasta); frutas, verduras y grasas (aguacate, nueces, almendras, mayonesa, crema). Elige el momento del día cuando más apetito tenga y dale una comida más completa o una colación nutritiva como nueces, almendras, pasas, etcétera.

7. Si no le gustan las verduras, licua algunas como espinaca, apio o zanahoria en trocitos con el jugo de naranja que le das por la mañana. O dale apio, pepino, jícama y zanahoria con limón y muy poca sal a media tarde.

 8. No le sirvas platos muy llenos, es mejor poca cantidad, y si le gustó y te lo pide, un poco más.

9. Parte su comida en trozos pequeños fáciles de masticar.

10. Cuando sea posible déjalo escoger la comida que le gustaría comer.

 11. Introduce nuevos alimentos a su dieta. Si al principio no le gustan, inténtalo «una y otra vez».

 12. Planea los alimentos para varios días o para toda la semana. Así no repetirás comidas.

 13. Si tu hijo asiste a una guardería, vigila que tengan interés por una buena nutrición de los pequeñines.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: