La fase uno de la vacuna contra covid-19 de la Universidad de Oxford muestra que induce una reacción inmune.

La vacuna contra el coronavirus que está siendo desarrollada por la Universidad de Oxford (Reino Unido) y el gigante farmacéutico AstraZeneca ha producido una fuerte respuesta inmune en las primeras pruebas en humanos, según datos publicados este lunes en la revista médica The Lancet.

Los resultados muestran que la vacuna aumentó tanto los niveles de anticuerpos neutralizantes protectores como los de las células T inmunes que atacan al virus, según los autores del estudio, que involucró en esta etapa a más de 1.000 participantes.

Por otro lado, la vacuna ha sido bien tolerada, sin provocar efectos adversos graves, según los investigadores. La fatiga y el dolor de cabeza fueron las quejas más comúnmente reportadas, mientras que otros efectos secundarios comunes incluyen dolor en el lugar de la inyección, dolor muscular, escalofríos y fiebre.

Doble acción inmune

«Estamos viendo una buena respuesta inmune en casi todos», constató Adrian Hill, director del Instituto Jenner de la Universidad de Oxford. «Lo que esta vacuna hace particularmente bien es activar ambos brazos del sistema inmune», explicó, citado por la agencia AP.

Por su parte, la profesora Sarah Gilbert, coautora del estudio, indica que, si bien aún «queda mucho trabajo por hacer» antes de que se pueda confirmar que la vacuna ayudará a controlar la pandemia, estos primeros resultados «son prometedores», recoge Sky News.

Alrededor de 160 vacunas contra el coronavirus se encuentran actualmente en diversas etapas de desarrollo en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *