Aprenda a usar bien su tarjeta de crédito.

Con frecuencia, a las personas se les olvida que las tarjetas de crédito permiten adquirir hoy un bien o servicio y pagarlo después a través de unas cuotas mensuales, y que como cualquier otro préstamo, tiene intereses y una cuota de manejo.

Las tarjetas de crédito pueden ser de gran ayuda para las personas, siempre y cuando los pagos que se realicen se encuentren dentro de su presupuesto.

El uso del dinero plástico también puede llegar a ser un verdadero dolor de cabeza, sobre todo para aquellos que consideran que su tarjeta de crédito  es un dinero “extra” que les permite gastar por encima de sus posibilidades y no reconocen que se trata de otra forma de crédito de consumo.

A las personas se les olvida que las tarjetas de crédito permiten adquirir hoy un bien o un servicio y pagarlo después, a través de unas cuotas mensuales, y como cualquier otro préstamo, tiene intereses y una cuota de manejo.

Para usar adecuadamente su tarjeta de crédito tengan en cuentas las siguientes recomendaciones:

Asegúrese de contraer sólo deudas que pueda pagar. Las entidades financieras llevan un registro del comportamiento de pago de las tarjetas de crédito que es reportado a las centrales de riesgo. Pagar oportunamente puede servirle para lograr otros créditos en el futuro o ampliar el cupo que ya tiene, pero colgarse en las cuotas implica dañar su historial crediticio.

Pague más del mínimo. Hacer abonos adicionales a la cuota mínima permite reducir el saldo total de la deuda de una manera más rápida y sobre todo, pagando menos intereses.

Lleve el control de los pagos. Revise siempre su extracto y verifique que las compras que allí aparecen realmente hayan sido efectuadas. Es importante guardar el boucher (documentos firmados por la compra) para presentarlo a la entidad en caso que se requieran aclaraciones.

Sáquele provecho a los beneficios adicionales.

Los programas de lealtad de las entidades ofrecen a los tarjetahabientes beneficios como millas, ofertas en establecimientos de comercio, asistencia en viajes y seguros, entre otros. Averigüe por los servicios adicionales que su tarjeta le ofrece y aprovéchelos, siempre y cuando estén acordes con sus patrones de gasto.

Siga las recomendaciones de seguridad. No le preste su tarjeta a nadie, no la pierda de vista y no acepte ayuda de extraños en las operaciones en datafono.

Recuerde que los avances en efectivo son costosos.

No utilice su tarjeta de crédito para obtener efectivo, a no ser que sea una necesidad. Los avances son un préstamo más, por el que hay que pagar un costo asociado con su cobro, cuyo valor depende de la entidad y del canal que se use y que, además, genera unos intereses.

Si tiene problemas, hable con su entidad financiera.

Antes de entrar en mora, acuda a su entidad y propóngale un acuerdo de pagos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: